Isabel

Jordi Frades: “La historia que se cuenta en ‘Isabel’ en un 90% fue así”


La revista ON ha publicado una entrevista al director de Isabel: Jordi Frades. Esta entrevista se realizó cuando aún no había constancia oficial de la renovación de Isabel por una segunda temporada. En esta entrevista nos cuenta algunos detalles de las arduas grabaciones de la primera temporada de la mejor ficción española del pasado 2012.

Producida en colaboración con la empresa catalana Diagonal TV e interpretada en sus principales papeles por Michelle Jenner (Isabel La Católica) y Rodolfo Sancho (Fernando el Católico), TVE acaba de confirmar que habrá una segunda temporada, algo que todavía no estaba claro en el momento de producirse esta conversación. Así que Isabel volverá a los hogares españoles dentro de unos meses. Para la grabación de la primera temporada, que acaba de concluir, se emplearon dos platós que sumaban más de 3.200 metros cuadrados y que reproducían edificios emblemáticos como el Alcázar de Segovia o el castillo de Arévalo. Se realizó también un cuidado despliegue para rodar en exteriores y en localizaciones naturales históricas de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha.

¿Quién decidió que Isabel la Católica fuera protagonizada por Michelle Jenner y Fernando el Católico por Rodolfo Sancho?

Fui yo. A Michelle no la conocía personalmente, solo la había visto trabajar. Siempre que hablábamos de quién interpretaría a Isabel salía el nombre de Michelle. Y yo tenía claro que al final iba a ser ella. Le hicimos una prueba y, la verdad, la hizo de maravilla. Con Rodolfo ya había hecho La Señora (La 1), con lo cual ya llevábamos años trabajando juntos. Aparte de ser un buen actor y muy atractivo para el público, es muy buena persona. Una vez que los decidimos pasamos la propuesta a los productores ejecutivos y a la cadena. Por supuesto que también hicimos pruebas a otros actores.

¿La serie es fiel a la realidad o hay licencias televisivas?

Es muy fiel a la realidad, pero con alguna licencia. La historia que se cuenta en un 90% fue así. Se han inventado algunas tramas secundarias como, por ejemplo, la amistad de Isabel con Beatriz de Bobadilla, de la cual no tenemos mucha documentación. Esto el equipo de Javier Olivares lo ha fabulado un poco.

¿Por qué llevar a la pequeña pantalla la vida de Isabel y no la de Fernando?

Eso lo decidieron Televisión Española y la productora que presentó el proyecto en su momento. A nosotros nos llamaron y nos lo encargaron, sin más.

¿Cómo definiría la personalidad de Isabel?

Como una persona avanzada a su época y apasionante. Una persona que buscaba el bien pero que hizo una serie de cosas muy cuestionables vistas desde hoy. Habría que trasladarse a su época para entender y juzgar lo que hizo.

Una de las partes más importantes de la serie es la ambientación, el vestuario, los complementos…

El jefe de vestuario fue Pepe Reyes, y ya habíamos trabajado juntos en La Señora y La República (La 1). Inicialmente hicimos una adaptación de la época basándonos en los cuadros y en todo el material de archivo existente, pero nos dimos cuenta de que algunos trajes quedaban muy poco varoniles y contundentes. Necesitábamos, ya que lo que se cuenta es una historia de intrigas políticas, que los hombres parecieran muy viriles. Que tuvieran una apariencia dura para Isabel. Por eso hicimos un readaptación.

¿Dónde se grabó?

En dos platós situados en El Álamo, cerca de Navalcarnero, en la provincia de Madrid, que sumaban más de 3.200 metros cuadrados y que reproducían edificios emblemáticos como el Alcázar de Segovia, el castillo de Arévalo y otras estancias de la nobleza. También se rodó en exteriores naturales históricos de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha. El equipo estuvo en la sierra de Madrid, Toledo, Ávila, Segovia capital, Cáceres y Colmenar Viejo, entre otros lugares.

¿Se parece Michelle Jenner a Isabel la Católica?

Sí, mucho, sobre todo en su juventud y cuando fue coronada. Nos hemos basado en algunos cuadros. Es que la gente tiene en su cabeza la imagen de la Isabel de los cuadros pintados cuando ya tenía nmás de cincuenta años y había dado a luz a cinco hijos y tenido dos abortos.

¿Cuanto tiempo se invirtió en grabar cada capítulo y cuanta gente trabajó en la serie?

Cada capítulo se tardó en grabar, aproximadamente, unos nueve días y medio. De equipo estuvimos unas doscientas personas, y de actores alrededor de ciento cincuenta.

Fernando de Aragón, Príncipe de Aragón y rey de Sicilia,

En la serie vemos a los actores montando a caballo, tirando con arco, luchando con espadas… ¿Cómo aprendieron?

Hicimos unas previas con los especialistas de lucha y los de montar a caballo. Aprendieron en dos semanas. Algunos, como Rodolfo Sancho o William Miller (Beltrán de la Cueva), ya sabían montar a caballo. A Pedro Casablanc (el obispo Carrillo) le costó un poco aprender a manejar la espada.

Un mundo sin fin, que emitió Cuatro hace poco tiempo, está ambientada, más o menos, en la misma época. ¿No le da envidia el dinero que han invertido para ambientar dicha época?

Hombre, claro, nos da mucha envidia. La gente, cuando se dicen las cifras que se invierten en las series españolas, se lleva las manos a la cabeza. Pero en series como Un mundo sin fin solo las comidas que se ven es lo que cuesta un capítulo entero de Isabel. Jugamos en distintas ligas. Nosotros lo hemos tenido claro: un buen guión y unos buenos actores. El resto, si tienes más, luce más, y si tienes menos, pues luce menos.

¿Cree que las series históricas están empezando a gustar a los telespectadores en general?

Yo creo que sí, aunque en gustos por este tipo de series pienso que vamos un poco por detrás de EEUU e Inglaterra. En estos países hace ya tiempo que funcionan muy bien. Yo creo que era cuestión de tiempo, sobre todo por la cantidad de personajes históricos interesantes que tenemos y que funcionarían en nuestro país.

¿Cuál fue la escena más complicada de grabar?

Las secuencias de caballos y de batallas. En las de batallas porque era donde más echábamos en falta los recursos que no teníamos.

¿Qué le parece que se haya emitido ahora una serie en la que sus protagonistas luchan por unificar la Península cuando los vientos que corren ahora mismo son precisamente los contrarios?

Es cierto, pero creo que esto forma parte del ir y venir de la historia. No se puede comparar cómo era la Península entonces a cómo es ahora, aunque sí es verdad que estamos viviendo un momento de cierta desunificación y unificación europea y que la serie tiene la máxima actualidad porque, además, económica y políticamente se dicen cosas muy interesantes acerca de cómo son los políticos y los mandatarios en general.

¿Es más agradecida de grabar una serie histórica que una ambientada en nuestra época?

Sí, es más agradecida porque yo siempre digo que un plano medio en una serie como esta, con una pared aterciopelada, unas velas de fondo, una ropa de época y un bonito peinado, es mucho mas rica que una pared actual pintada tal cual. Es muy difícil que visualmente no resulte atractivo, y sin embargo, interpretativamente es más difícil.

Si tuviera que llevar a la pequeña pantalla a otro personaje histórico, ¿cuál sería?

Que difícil. Igual Carlos I, nieto de los Reyes Católicos, por lo que representó.

¿Se han guardado los decorados?

Los decorados, una vez acabada la grabación, se empezaron a desmontar, pero cuando se empezó a emitir la serie se paralizó el desmontaje. Ahora están en pie la mitad. Si hubiera una segunda temporada, que aún no está confirmado, hay una biblia (la sinopsis de los capítulos) en la que ya los decorados son diferentes, con lo cual, al final el desastre no es mucho.

¿Qué le pareció estrenar Isabel en el FesTVAL de Vitoria-Gasteiz?

Maravilloso. No había ido nunca a ese festival y me dio mucha pena que solo pudiera quedarme dos días. Debe seguir existiendo y hay que potenciarlo más.