Isabel

‘Isabel’ viaja a la convulsa Sevilla para imponer orden y justicia


Pacificada Castilla la Vieja, la reina viaja a la convulsa Sevilla para imponer orden y  justicia. Allí debe enfrentarse a los responsables del caos en la ciudad: el Duque de Medina-Sidonia y el Marqués de Cádiz. Isabel ha de emplearse a fondo para contrarrestar el poder de los aristócratas.

En Sevilla, Isabel toma conciencia del problema que representan los falsos conversos y, también allí, el médico judío Lorenzo Badoz le diagnostica su mal ginecológico y sugiere una pequeña intervención. Es posible que pueda poder concebir ese hijo que tanto anhela. ¿Será verdad?

Beatriz de Osorio (Sara Rivero), sobrina de Beatriz de Bobadilla, se incorpora a la Corte. La joven, dulce y amable, se convierte en confidente de Isabel pero demuestra un interés inusitado por el rey.

Mientras, en el reino nazarí de Granada, el emir Muley Hacén (Roberto Enríquez) se enamora de Isabel de Solís (Nani Jiménez), una cautiva cristiana. Por amor desafía a Castilla. La actitud del emir alarma a la celosa Aixa (Alicia Borrachero), la esposa y madre del heredero Boabdil (Álex Martínez).