Isabel

‘Isabel’ sortea todos los obstáculos hasta lograr su objetivo: casarse con Fernando de Aragón


El Papa ha dicho que no hay bula y la boda de Isabel y Fernando corre peligro ¿Qué se inventará Carrillo para conseguir que Castilla y Aragón se unan? ¿Se celebrará la boda? ¿Sería capaz Isabel de casarse sin el permiso de la Iglesia? Los espectadores de ‘Isabel’, la ficción histórica de La 1 protagonizada por Michelle Jenner y Rodolfo Sancho, vivirán este lunes una vibrante entrega en la que los jóvenes protagonistas lucharán, a pesar de todos los obstáculos, por llevar a cabo su principal objetivo: casarse y unir los reinos de Castilla y Aragón.

Invitación #bodaisabel

Capítulo 9

Conocer a Fernando ha aumentado el nerviosismo de Isabel. Aunque no puede definir sus emociones, se siente atraída por él. Fernando se da cuenta e intenta ganársela hablando, aunque su experiencia contrasta tanto con la candidez de Isabel que acaba por estropear sus buenas intenciones.

Por su parte, Carrillo se muestra feliz y orgulloso hasta sobrepasarse en sus funciones: gastos excesivos, demasiados invitados y la llegada de Alonso de Palencia, cronista habitualmente ligado a Pacheco, inician una crisis entre Isabel y Chacón y él. Crisis que se agrava al llegar Véneris con la noticia de que no hay bula papal, para alegría de Enrique, pero que Carrillo oculta a Isabel. Al enterarse ésta, se niega a casarse. Pero Fernando le convencerá de que deben hacerlo.

Mientras, en Segovia, Pacheco está en horas bajas: su mujer está en sus últimos momentos y, en lo político, maneja hilos con Francia para retomar la opción de la hija de Enrique como heredera de la corona casándola con el Duque de Guyena. Enrique ni le escucha, creyendo que Isabel será incapaz de casarse sin bula.

Pero Isabel se irá contagiando del pragmatismo de Fernando. Y Fernando de la firmeza y fortaleza de una mujer como ninguna ha conocido. Se gustan y se atraen. Y, aunque son distintos en costumbres y experiencias, se dan cuenta de que hay algo que les une: la misma idea política. Por eso, incluso aceptarán la propuesta de Carrillo de que, cuando sean reyes, nada harán sin su consentimiento. Aceptan sabiendo que ya llegará el momento de dejar las cosas en su sitio.

Lo importante ahora es casarse. Y así lo hacen, entre la algarabía popular, los nervios de Chacón y Clara y la desazón de Gonzalo