Isabel

Coplas de Mingo Revulgo de Fernando del Pulgar


Esta noche mientras ves la serie, puedes conocer datos adicionales a traves de  rtve.es/masisabel puedes también comentar el capítulo a la vez. Descarga la app RTVE.es HD para iPad y vive la experiencia interactiva.

Hoy os traemos en adelanto, para los que no podáis descargaros la aplicación. Las Coplas de Mingo Revuelgo de Fernando del Pulgar. Edición de Rafael Herrera Guillén para la Biblioteca Saavedra Fajardo.

 

Para el Señor Conde de Haro, Condestable de Castilla
Ilustre señor:
Para provocar a virtudes y refrenar vicios, muchos escribieron por diversas maneras. Unos en prosa ordenadamente; otros por vía de diálogo; otros en metros proverbiales, y algunos poetas haciendo comedias y cantares rústicos, y en otras formas, según cada uno de los escritores tuvo habilidad para escribir. Lo cual está asaz copiosamente dicho, si la natura humana, inclinada a mal, se contentase y, como el estómago fastidioso, no demandase manjares nuevos que le despierten el apetito para la doctrina que requiere la salvación final que todos desean.
Estas coplas se ordenaron a fin de amonestar el pueblo a bien vivir. Y en esta Bucólica, que quiere decir cantar rústico y pastoril, quiso dar a entender la doctrina que dicen so color de la rusticidad, que parecen decir; porque el entendimiento cuyo oficio es saber la verdad de las cosas, se ejercite inquiriéndolas y goce como suele gozarse cuando ha entendido la verdad de ellas.

Copla I

Ah Mingo Revulgo, Mingo,
Ah Mingo Revulgo, ahao
¿qué eso de tu sayo de blao?
¿no le vistes en domingo?
¿Qué es de tu jubon bermejo?
¿por qué tras tal sobrecejo?
Andas esta madrugada
la cabeza desgreñada
¿no te llotras de buen rejo?
Copla II
La color tienes marrida,
el corpanzon regibado,
andas de valle en collado
como res que va perdida,
y no oteas si te vas
adelante o caratrás,
zanqueando con los pies,
dando trancos al través
que no sabes dó te estás.
Copla III

Ala, eh, Gil Arribato,
sé que en fuerte hora allá echamos
cuando a Candaulo cobramos
por pastor de nuestro hato:
ándase tras los zagales
por estos andurriales
todo el dia embebecido,
holgazando sin sentido,
que no mira nuestros males.

En este enlace podréis leer el resto

Biblioteca Saavedra Fajardo

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!